4 Consejos para preservar la autoestima de los hijos ante la separación de los padres

4 Consejos para preservar la autoestima de los hijos ante la separación de los padres

Los padres son y seguirán siendo siempre las dos personas más importantes de la vida de los hijos aunque sus padres se hayan separado. En este post te doy 4 consejos para preservar la autoestima de los hijos tras la separación de los padres.

Los padres son y seguirán siendo siempre las dos personas más importantes de la vida de los hijos. Por ese motivo, ante una separación, sus comportamientos y la expresión de sus emociones cobran una gran relevancia. Ante una separación es necesario poner especial atención a las conductas que favorecen una adecuada transición al nuevo estatus familiar -con dos hogares- como forma de velar por la adaptación emocional a la nueva situación y la autoestima de los hijos.

VITAMINA MORAL 1: Preservar la figura del progenitor ausente.

Para un niño o niña su padre y su madre son las dos figuras emocionales más importantes y la triada relacional establecida entre los tres ejercerá un poderoso influjo sobre su madurez emocional y la capacidad para establecer relaciones estables y saludables con el resto de personas emocionalmente significativas durante el resto de su vida. El hijo no puede desarrollar una adecuada autoestima si uno de sus progenitores –o dramáticamente ambos- menoscaban, desprecian o atacan la figura del otro progenitor.

De hecho, su autoestima y estabilidad emocional depende de que ambas figuras parentales se mantengan como pilares emocionales fuertes y firmes independientemente del sistema de relaciones familiares. Cuando un progenitor interfiere en la imagen del otro progenitor ante su hijo o hija le está creando un daño emocional que puede ir desde leve a grave dependiendo de su duración e intensidad y puede ocasionar graves secuelas morales y emocionales. Así, ante una separación cada progenitor puede regular la forma en que habla a sus hijos del otro progenitor respondiéndose a sí mismo a la siguiente pregunta ¿Le aprecio o le respeto? Obrar de forma coherente con la respuesta elegida será la clave para preservar la figura del progenitor ausente ante los hijos.

VITAMINA MORAL 2: Mantener las normas y los límites de forma congruente entre hogar materno y hogar paterno.

Es importante que ambos progenitores sigan manteniendo las normas y los límites que imperaban en el hogar anterior a la separación. La continuidad entre ambos hogares de un estilo educativo consensuado proporciona a los hijos un marco de seguridad que favorece la adaptación a la nueva situación. Caer en la tentación de ceder y consentir a los hijos más de lo que anteriormente se hacía, con el fin de “compensar” lo que puedan estar sufriendo es un error que además ofrece a los hijos un contexto en el que pueden chantajear a los padres convirtiendo una oportunidad de crecimiento –que es la separación en si- en una situación de pérdida de control del hilo educativo de los hijos con todos los riesgos añadidos que ello conlleva.

En caso de que anteriormente a la separación no existiese consenso parental en torno a las pautas educativas esta es una buena ocasión para buscar asesoramiento profesional que ayude a los padres a establecer un patrón de límites y normas consensuadas.

VITAMINA MORAL 3: Amor incondicional pero discriminado

Unos de los momentos más duros para padres e hijos ante una separación  -al menos al principio- es cuando se producen los intercambios temporales entre el padre y la madre. En estos casos, al dar los besos y el abrazo de despedida y decirle a la vez que se le quiere mucho, es importante mantener una actitud serena, de confiado bienestar y si es posible de alegría. El hijo tiene que sentir que el progenitor del que se está despidiendo, a pesar de que le quiere y le va a echar de menos, está seguro y feliz de vaya a disfrutar del otro progenitor también.  Hay que evitar las actitudes dramáticas que den a entender cualquier tipo de sufrimiento del progenitor que cede su tiempo de estancia con el hijo al otro progenitor y cuidar el tono y el contenido de sus frases para no hacerle sentir que se queda preocupado o sufriendo.

El mensaje de “te quiero mucho” debe sonar sereno y alegre evitando tonos de victimismo o contenidos del tipo “no te preocupes hijo, que el tiempo pasa rápido y enseguida estás otra vez con mamá, o papá”…

VITAMINA 4: coherencia verbal y contextual de la nueva situación familiar

 Muchos  padres que se separan  creen que, una vez formalizada la separación, es bueno para los hijos programar actividades -salir a comer, ir al cine e incluso hacer un viaje familiar- todos juntos para hacer a los niños más llevadero el proceso. Sin embargo esto es un error que puede acarrear dificultades y retrasos de adaptación de los hijos –y a veces de los padres- ya que estas situaciones suelen alimentar sus fantasías de reconciliación ocasionándoles confusión y estrés añadido y sostenido en el tiempo. En efecto, puede ser muy difícil para los hijos comprender por qué sus padres se separan si en realidad están tan bien todos juntos.

Hay que tener en cuenta que los hijos más pequeños –y los no tan pequeños- pueden vivir estas situaciones familiares como oportunidades para que sus padres se reconcilien sintiéndose responsables de que esto ocurra –para lo que, normalmente tratarán de portarse muy bien-, sintiéndose muy culpables cuando comprueban, tras el evento, que la situación familiar sigue siendo la misma y sus padres siguen manteniendo dos hogares independientes.

Lo mejor para los hijos es pues mantener una relación cordial pero coherente con la situación de separación compartiendo con ellos las situaciones en los que sean los protagonistas, como revisiones y visitas al pediatra, celebraciones de fin de curso , eventos deportivos o artísticos, etc… De esta forma se mantiene la nueva estructura familiar de forma coherente para los hijos que pueden contar con ambos progenitores en cada uno de los momentos importantes de su vida dentro de una coherencia vital y familiar absoluta.

Si tienes alguna duda consúltanos aquí y si te ha gustado nuestro post danos un Like en nuestra página de Facebook.

¿ Por qué os separáis ? Y otras dudas de los hijos ante la separación y cómo resolverlas

¿ Por qué os separáis ? Y otras dudas de los hijos ante la separación y cómo resolverlas

Todo suele empezar con la fatídica

Todo suele empezar con la fatídica “¿ Por qué os separáis ?”.

A través de este artículo quiero dar respuesta a preguntas que con frecuencia me formulan en la consulta padres que se encuentran en proceso de separación. Desde mis dos facetas profesionales (clínica y forense) me encuentro a menudo con dos perspectivas distintas ya que como psicóloga clínica tengo la oportunidad de asesorar a los padres antes de que sus hijos sepan nada sobre la nueva situación familiar de modo pueden elegir el momento y la forma más adecuados para comunicarles la separación, pudiendo observar en estos casos una mejor adaptación de los hijos a la nueva forma de convivencia familiar.

En cambio como psicóloga forense me encuentro con familias cuyos progenitores están ya en proceso avanzado de separación, por lo general de forma contenciosa y puedo observar los efectos de la forma en que, en su momento, los padres han comunicado esta situación a los hijos y las diversas consecuencias emocionales que los niños han podido tener dependiendo del enfoque que han usado. No es exagerado decir que un buen porcentaje de los hijos de padres separados que presentan dificultades de adaptación a la nueva situación familiar, están sufriendo las consecuencias de una inadecuada comunicación y posterior gestión de la nueva situación por parte de sus padres, más que de la separación en si.

(más…)

Una clave para comunicarte con tu hijo adolescente de forma efectiva

Una clave para comunicarte con tu hijo adolescente de forma efectiva

La adolescencia es una época crítica que supone un cambio brusco tanto físico como psicológico con nuevas situaciones emocionales. Para afrontarlo de la mejor forma te ofrezco en este artículo una clave para comunicarte con tu hijo adolescente. como-hablar-adolescentes

La adolescencia es una época crítica que supone un cambio brusco tanto físico como psicológico, donde los que eran antes niños deben hacer grandes cambios para progresivamente pasar a formar parte del mundo adulto. Para afrontarlo de la mejor forma te ofrezco en este artículo una clave para comunicarte con tu hijo adolescente.

Este cambio se apoya en múltiples y complejos mecanismos que frecuentemente llevan a los adolescentes a adoptar posiciones de rebeldía o prepotencia, así como reacciones emocionales aparentemente desproporcionadas. Desde una perspectiva adulta, estas actitudes despiertan un amplio abanico de emociones que con mucha frecuencia llevan a adoptar a los padres actitudes de burla, desprecio o desinterés.

Expresiones como ‘no te lo tomes así’ “no es para tanto” o directamente comentarios de marcado carácter crítico no son infrecuentes, y aunque en muchas ocasiones no son malintencionados, su resultado es absolutamente contraproducente.

La validación emocional supone un paso más allá en la empatía, y de forma muy resumida consiste en transmitir a la persona que las reacciones emocionales y la conducta que las acompaña es entendible desde su contexto , sus circunstancias presentes y pasadas y su forma de ver el mundo. Ello no implica ni mucho menos estar de acuerdo con los modos y/o las ideas, pero sí permite abrir una comunicación de igual a igual que conlleva que el adolescente pueda sentirse más seguro en la relación con sus padres, que sus contenidos mentales van a ser escuchados y tratados con respeto. De esta manera, en lugar de establecerse la típica barrera generacional de falta de comprensión, se inicia una transición más amistosa hacia una relación entre dos personas con formas de ver el mundo distintas, aunque con nexos en común.

Algunos ejemplos de validación emocional en situaciones cotidianas:

“Entiendo que es muy importante para ti poder acudir a esa fiesta, pero no tenemos manera de recogerte. Comprendo que te entristezca y enfade la situación, ojalá pudiera ser de otra manera”

“Veo que sufres mucho por lo que te ha pasado con ese chico/a, lamento que lo estés pasando mal. Quiero que sepas que estoy a tu disposición si necesitas ayuda”

“Lamento que tengas que pasar por épocas de exámenes tan duras, y que en ocasiones te apetezca tirarlo todo por la borda. Quiero que sepas lo mucho que valoro el esfuerzo que estás haciendo”

“Entiendo que desde tu punto de vista no debería estar prohibido el botellón, pero lamentablemente no estoy de acuerdo con que consumas alcohol al menos mientras seas menor de edad. Comprendo perfectamente que te enfade mi postura, pero tengo que ser consecuente con lo que pienso”.

Si tienes alguna duda consúltanos aquí y si te ha gustado nuestro post danos un Like en nuestra página de Facebook.

× ¿En qué podemos ayudarte?